Disfraces de última hora

Imagino que habrá muchas mamis super previsoras que ya tendrán todo más que preparado en lo que a disfraces y carnaval se refiere. Peeeeero, habrá otras muchas que a estas alturas todavía no tengan un disfraz pensado para su peque o que se hayan animado a última hora a ir a una fiestecilla de disfraces con el retoño.

Pues bien, para estas últimas aquí os traigo unas ideas que he visto por la red y que me parecen fantásticas. No me pueden gustar más, tanto por lo originales que son como por lo sencillísimas de hacer.

Como no podía ser de otra forma comenzamos con un disfraz super fácil para el que vais a necesitar rollos de papel higiénico, ¿que para qué? Aquí lo tenéis:

Peluca rollos de papel

Fácil ¿verdad? Pues vamos con otro que os dará ganas de comeros al peque. Un poco de fieltro y ¡tachán!

Huevo frito

Ahora toca poner a la peque bien mona y con un poco de cartón mirad que disfraz tan conseguido:

Muñeca de cuerda

Que queréis convertir al retoño en un algodón de azúcar… muy fácil, en craft-with-confidence os dan el paso a paso de este disfraz tan chulo.

Algodón de azúcar

Si os hacéis con una camiseta de superman y unas buenas gafas ya lo tenéis prácticamente todo para este disfraz.

Superman

Si lo vuestro es la cultura oriental aquí vienen dos propuestas que os van a encantar, os lo aseguro.

Sushi

Ummm, ¡qué rico!

Sumo

Y si lo que os gusta es el rollo deportivo lo tenéis facilísimo.

Gimnasta

Si pincháis en cada imagen os llevará directamente al sitio de donde las he sacado.

Pues ya está, solucionado, no me digáis que no es fácil hacer uno de estos disfraces incluso con un poquitín de prisa (como es el caso). Ya no hay excusas para no salir con el peque a pasarlo bien en estos carnavales así que elige el tuyo y ¡a disfrutar!

En los comentarios me contáis cuál os ha gustado más o, si sois de esas madres prevenidas, de qué disfrazaréis a vuestro peque este carnaval.

Un besazo y ¡hasta el próximo post!

Anuncios

DIY: Calendario de Adviento

Estoy feliz como una perdiz. A estas alturas ya sabéis de sobra lo que me gusta a mi una fiesta, para qué negarlo, peeeero es que además, esta es mi fiesta favorita 🙂 ¡¡NAVIDAD!!

Qué ganas tenía de que llegase Noviembre y poder así comenzar con los preparativos y las manualidades hiper bonitas para estas fechas. Juguetes, adornos, … ¡tantas y tantas cosas por hacer! Así que ¡manos a la obra! Empezamos con el calendario de adviento, ánimo, que aún estamos a tiempo de prepararlo con nuestras propias manos.

Ya sabéis que en este blog son bienvenidos los rollos de papel acabados (higiénico o de cocina). Sí, si señor, nos gusta más un reciclaje que a un niño un caramelo, así que los dos calendarios que más me han gustado de la red están elaborados con rollos de papel (¡¡¡Sí!!!)

Calendario de Adviento Casa

Ésta es la primera de las dos monerías que vamos a aprender a hacer.

Materiales:

– 25 rollos de papel higiénico acabado (sí, parece mucho pero, chica, a gastar se ha dicho).

– Cola blanca

– Papel kraft o de color marrón (mira, esto es a gusto del consumidor, porque a mi me parece que quedaría bien mono con papeles de colores)

– Cartón (un trozo hermosote para la parte trasera y el tejado)

– Cola blanca (o azul o verde, al fin y al cabo cola que pegue)

– Tijeras

– Un vaso (y no, no es para darnos a la bebida)

– Rotuladores (porque aquí los números van impresos, pero nosotros los vamos a dibujar con nuestras manitas)

– Caramelos, golosinas, bombones, pequeñas cartas, fotos, pulseras, confeti, (en general, cualquier cosa de tamaño pequeño que pueda hacer feliz a vuestro peque)

¡Adelante!

Saca tu vena artística y dibuja sobre el papel kraft (o marrón) unos números preciosos (ten en cuenta dejar espacio entre ellos para poder cortarlos con forma redondeada y tapar los rollos.

Cuando hayas dejado patente tu arte ayúdate de un vaso para dibujar los círculos y recorta.

Ahora comienza lo guay, la parte pegamentosa, esa en la que empiezas teniendo un peque limpio y terminas con ganas de enviarle al futuro (ese de los anuncios) para que se encarguen de devolvértelo limpito. Ármate de valor y pega los círculos de papel a modo de tapadera sobre un extremo del rollo.

Cuando tengas los 24 listos llega la hora de rellenar ¡¡¡sí!!! Introduce alguna “sorpresa” dentro de cada rollo. Vuelve a coger la cola y pégalos a su vez (por el otro extremo, no seas bestia) a la base de cartón.

Enhorabuena, lo difícil ya está hecho. Ahora dale forma al cartón recortando la parte sobrante, diseña un tejado superchulo (doblando a la mitad un trozo de cartón y pegándole un trocito en forma de triángulo.

calendario terminado

Pega ambas piezas (el tejado y la base con los rollos).

Ahora sólo queda fabricarle una preciosa chimenea. Usa el rollo sobrante y córtalo de forma que encaje con el tejado (biselado). Pégalo con la cola maravillosa y pon un poco de algodón o papel a modo de humo. ¡Listo!

NOTA: no te emociones, esto está muuuy chulo, pero se trata ¡de que lo hagan los peques, no tú! Así que saca toda tu paciencia y déjales hacer, sólo ayuda.

¿Que no te ha gustado? Vaaaaale, te propongo uno más, a ver si acertamos.

Calendario de Adviento duendes

Este es mi preferido (pero no se lo digáis a nadie)

Materiales:

– Fieltro de colores (variará en función del color que queráis usar para trajes y gorros, siempre a gusto del consumidor)

– 24 rollos de papel higiénico acabado (sí, no vamos a ganar para papel)

– Pegamento

– Papel (para escribir los números, cuanto más rebonito mejor)

– Papel que tengamos por casa para reciclar (como tapadera de nuestro elfo)

– Un vaso

– Rotulador

– Tijeras

– Hilo

– Aguja

– Caramelos, golosinas,… igual que antes (por cierto, se me ha olvidado mencionar que podéis poner mensajitos dentro, por ejemplo “ver una película de navidad esta tarde”, “ir a casa de los abuelos”, que funcionan muy bien con los peques)

¡Vamos al lío!

En el papel para reciclar, con ayuda de un vaso, dibuja un círculo que hará de tapadera (esta vez para la parte inferior del elfo). Cuando lo tengas córtalo y pégalo al rollo de papel, así uno de los dos extremos estará sellado.

Corta un rectángulo de fieltro para cubrir la mitad inferior del rollo y pégalo (puedes ponerlo doble y queda más cuqui).

Vuelve a sacar tu vena artística y dibuja una preciosa cara en el rollo de papel (más bien cerca del fieltro, si no quedará tapada con el sombrero).

¡Es hora de rellenar con las sorpresas!

Corta ahora el fieltro en forma de triángulo para hacer el sombrero y pégalo a la parte superior del elfo.

Muuuuy bien, ahora sólo queda dibujar los números en el papel rebonito reservado para ellos y recortarlos en la forma que más nos guste (círculo, estrella, árbol de Navidad,…). Por último, cose cada número al sombrero de un elfo y habrás acabado.

Espero que os hayan gustado estos calendarios tanto como a mi. Seguiremos con los post sobre las etapas infantiles, pero con mucha Navidad de por medio, ¡estoy encantada! Dejad vuestros comentarios y ¡Hasta el próximo post!

Fuentes: morningcreativity y canadianliving