El regalo perfecto: 0 a 1 año

Se acerca la Navidad y por ende Papá Noel y los Reyes Magos. Llega el momento de ayudar a los niños a escribir sus cartas sin perder de vista la lógica y la cordura.

Ya seamos papis, tíos, padrinos, abuelos, amigos… todos sabemos que tarde o temprano nos veremos en la tesitura de “mandar nuestra carta” pidiendo algún regalito que otro para esos peques que pasan por casa.

Pues bien, para todos vosotros (sin excepción, no seas rata y manda tu carta pidiendo algo para el peque, leche) hoy traigo una selección de lo mejorcito en regalos para el primer año de vida del polluelo en cuestión (en lo que a estimulación y necesidades se refiere).

Si habéis leído los post de las etapas del desarrollo esto os resultará pan comido, sólo tenéis que ir a la parte de “¿qué podemos hacer nosotros?” y guiaros un poco por la forma de estimular al peque para elegir los regalitos a pedir en vuestra carta.

Si no los habéis leído aquí os dejo todos los correspondientes al primer año de vida del niño para que les echéis un ojo:

Etapa de 0 a 1 mes

Etapa de 1 a 3 meses

Etapa de 3 a 6 meses

Etapa de 7 a 12 meses

Si después de todo esto aún no tenéis claro qué poner en vuestra carta, aquí tenéis una selección de lo mejó de lo mejó para el peque durante este primer año de vida (que tomen nota los abuelos y tíos que llenan las casas de juguetes que, la mayoría de las veces, no tienen sentido y sólo valen para amontonar).

Móviles

el taller de las cosas bonitas

el taller de las cosas bonitas

Proyector de luces y sonido

proyector

imaginarium

Muñecos o figuras blandas, pequeñas y de tacto suave

dideco

Juguetes para fijar en la cuna y/o en el carrito

dideco

dideco

Pelotas blandas con distintas texturas

dideco

dideco

Mordedores

dideco

dideco

Sonajeros

dideco

dideco

dideco

dideco

Alfombras

 

Peluches

dideco

dideco

Centros de actividades y gimnasios

dideco

dideco

Encajables

dideco

dideco

Libros de goma, tela, cartón de hoja gruesa…

libro de tela

dideco

dideco

Juguetes musicales

dideco

dideco

Juguetes para el baño

dideco

dideco

Muñecos de trapo

el árbol encantado

el árbol encantado

Balancines, andadores y arrastres

dideco

dideco

Bueno, como resumen creo que no está nada mal ¿verdad?

Espero que os haya servido de ayuda y que disfrutéis escribiendo esta primera carta de reyes para vuestros peques.

¡Hasta el próximo post!

Peques: Etapa de 3 a 6 meses

Vamos con el tercero de la serie de post dedicados a las primeras etapas del desarrollo de los peques. Ya hemos visto la etapa inicial de 0 a 1 mes y la etapa de 1 a 3 meses. Así que, como ya habréis leído en el título de este post, hoy abarcaremos la etapa de 3 a 6 meses.

Como ya sabréis todos los que tenéis o hayáis tenido peques, a los 3 meses (en la mayoría de los casos) vuestro pequeño ya controla a la perfección la cabeza y, si se lo permitimos, es capaz de apoyarse sobre los codos cuando está boca abajo.

Si esperamos un poquito más, durante el cuarto mes de vida será capaz de apoyarse en un sólo codo, que vosotros pensaréis “bueno, una cosa más”.

Pues NO, señores míos, esto que a priori parece tan absurdo y podríamos pensar que es sólo un avance más, es la superleche, porque apoyarse sobre un sólo codo hace que el peque tenga ¡una mano libre! y eso significa que puede explorar, tocar objetos y atraerlos hacia sí mientras se mantiene más o menos erguido ¡¡¡¡¡¡Yuuuujuuuuu!!!!!! Fuerte aplauso para nuestr@ campeón/ona.

Después de esto estaréis pensando “vaya, sí que es genial, es lo mejor de esta etapa”. ERROR. Todavía nos tiene preparado otro avance supersónico. Al final del sexto mes cuando le dejéis boca arriba, aprenderá a darse la vuelta el solito (si señor) y a apoyarse sobre las dos manos (no codos). ¡¡¡¡Fuerte aplauso otra vez!!!!

Como podéis ver, estos tres meses son muy importantes en lo que a descubrimientos y desarrollo se refieren porque, además de todo lo anterior nuestro pequeñín es capaz de seguir visualmente los objetos (incluso cuando se los movemos a mucha velocidad), es capaz de reaccionar a un objeto con sólo ver una pequeña parte (sí, sí, ya no necesita ver el objeto entero para saber que está ahí), imita conductas ya aprendidas (como la sonrisa o los sonidos) cuando se las hace un adulto y diferencia a la perfección a su mami/papi del resto de criaturas humanas.

Espero que toda esta retahíla os haya hecho recapacitar y ver a vuestro peque con otros ojos, porque ahora viene lo importante. Ya que él es capaz de hacer tooooodo eso por nosotros, ¿qué podemos hacer nosotros por él?

– Haz que tenga a mano muchos objetos de diferentes texturas, colores y tamaños (sí, ha llegado el momento en que tu casa deja de ser tu casa para convertirse en una ludoteca).

– Comienza a incorporarle poco a poco sentándole en tus rodillas o a ratitos en una hamaquita para que pueda inspeccionar bien todo el ambiente que le rodea, y además tenga las manos bien libres para tocarlo todo.

– Es normal que lo chupe todo, no se lo impidas (a ver, siempre dentro de unos límites y mirando por su salud, que no queremos llevarnos un susto).

– Respeta los horarios. Sé que repito esto durante todas la etapas, pero no sabéis lo importante que es una rutina para un niño, sobre todo en lo que a sueño y comida se refiere.

Y sí, por fin llega el momento de jugar. Ahora sí que sí. Es el momento de interactuar y disfrutar de lo lindo.

Durante el baño incorpora algunos juguetes de goma y deja que los toque y juegue con ellos.

Empieza a usar juegos interactivos con él. Juegos como “el caballito” (haciéndole trotar en tus rodillas), el cu-cú usando sus manitas o incluso tapando parte del rostro con una muselina y descubriéndola rápidamente para que entienda el sentido del juego.

Cuando esté sentado o apoyado sobre los codos o manos, ponle delante un objeto a medio tapar para que él lo busque.

Es el momento en el que los móviles que tiene sobre la cuna surten efecto y el niño se queda embobado mirándolos e intentando agarrarlos. Úsalos con frecuencia para estimular sus capacidades perceptivas y su coordinación.

Y, sobre todo, disfruta, disfruta mucho, porque esta es la primera etapa en la que el peque comienza a interactuar contigo de una forma más voluntaria. Aprovecha esta etapa y juega y disfruta como nunca.

Espero que os haya servido de ayuda a todos los que estéis en esta etapa, y que os sirva para recordarla a los que ya la habéis pasado. Contadme en los comentarios qué juegos os funcionan con vuestros peques y qué es lo que más os gusta de esta etapa.

¡Hasta el próximo post!