DIY: ¡Pelotas Saltarinas!

Con estos días de lluvia la cosa no está como para salir a la calle con los peques y dejar que se diviertan en el parque. Hoy os propongo una manualidad que os aseguro que les va a encantar tanto en su proceso como en su resultado. Vamos a fabricar nuestras propias pelotas saltarinas. ¿A qué niño no le gustan estas pelotas? Y ya que no podemos andar por ahí de terracitas en las que poder comprarles una para que se entretengan, al menos, podemos tener nuestras propias bolas saltarinas made in nuestra casa.

SONY DSC

Para nuestras pelotas saltarinas vamos a necesitar:

  • 1 cuchara de plástico
  • 2 vasos de plástico
  • 2 cucharadas de agua caliente
  • ½ cucharadita de bórax (es un polvo blanco que se puede comprar en droguerías o farmacias y que ya usamos anteriormente para fabricar un Flubber aquí)
  • 1 cucharada de maicena
  • Colorante de alimentos y purpurina (opcional)
  • 1 cucharada de pegamento (el pegamento blanco hará una pelota opaca, el pegamento transparente hará una pelota transparente y el pegamento con purpurina hará una pelota brillante)

Vamos con la elaboración:

En uno de los vasos de plástico añade agua caliente, bórax y el colorante, en caso de que decidas usarlo. Ten en cuenta que si optas por usar pegamento de purpurina no deberás usar ningún tipo de colorante ya que dicho pegamento suele tener color.

Agita la mezcla.

En el otro vaso vierte el pegamento. Añade la maicena y ½ cucharadita de la mezcla de bórax que acabas de hacer. Cuenta hasta 15 antes de agitar la mezcla. Una vez contado remueve con la cuchara de plástico hasta que la mezcla se vuelva espesa y muy difícil de agitar.

Sala la mezcla del vaso y dale forma rodándola hasta formar una pelota con las manos.

Y, como diría mi peque…… ¡Tachánnnnn! Ya tienes tu pelota saltarina.

Pelotas saltarinas 2

No ha sido tan difícil ¿verdad? Sólo tenemos que hacernos con el bórax en una droguería y estaremos preparadas para un montón de manualidades súper chulas.

Acuérdate de guardar las pelotas en un recipiente hermético siempre que no las vayas a usar para que no se endurezcan y pierdan el bote.

Y con esto y un bizcocho… ¡Hasta el próximo post!

DIY: Muñeco de Nieve de Algodón

¡¡¡Hola de nuevo!!!

No sé vosotros, pero yo estoy disfrutando muchísimo de estos días previos a las fiestas navideñas. Todo está precioso, la gente parece más feliz y yo me lo paso pipa.

Para que no decaiga el espíritu navideño hoy os traigo un DIY de esos que tanto nos gustan a nosotros, de los que podemos realizar junto a los pequeños de la casa y disfrutar tanto del proceso como del resultado final.

Se trata de una manualidad que yo recuerdo con mucho cariño porque fue mi madre quien me la enseñó. Recuerdo las tardes de invierno cercanas a la Navidad. Era entonces cuando mi madre nos sentaba a mi hermana y a mi y nos enseñaba a hacer mil y una cosas que nunca supe de dónde había sacado. Por eso, por el cariño que le tengo y por los buenos recuerdos que me trae hoy quiero compartirla con vosotros.

Y… sí señores, como bien habréis leído en el título del post, el diy de hoy es un Muñeco de Nieve ¡toma ya, alucina!

Muñeco Nieve

Y vosotros, que sois geniales, estaréis pensando “venga ya, dinos qué necesitamos”. Pues bien, vuestros deseos son órdenes para mi. Los materiales que vamos a necesitar son los siguientes:

1-DSC07446-001

¿Lo tenéis todo? ¿Estáis preparados?

¡Comenzamos!

1. Coge algunas hojas de papel de periódico y haz dos bolas. Una de ellas debe ser más grande que la otra ya que harán las veces de cuerpo y cabeza de nuestro muñeco de nieve. Podéis hacer el muñeco tan grande como queráis, pero siempre teniendo en cuenta que la cabeza será más pequeña que el cuerpo.

2. Cuando las tengas listas pega la bola pequeña sobre la grande con ayuda de la cola blanca o con un poco de celo.

3. Ahora viene lo divertido. Con la ayuda de un pincel extiende la cola blanca por toda la superficie del muñeco (toda excepto la base que nos servirá de apoyo) . Cuando lo tengas bien impregnadito de cola blanca es hora de cubrirlo con capas de algodón. Esmérate todo lo que puedas para que no quede ni un restito de periódico a la vista.

4. En la cartulina negra, dibuja un círculo un poco más grande que la base de tu muñeco de nieve. Recórtalo y pega tu muñeco sobre él. Ahora sí que sí, nuestro muñeco tiene una base estable y podemos empezar a decorarlo.

5. Nosotros decidimos ponerle un sombrero de cartulina y una bufanda. Para que os salga una bufanda bien chula sólo tenéis que hacer una trenza con lana de varios colores y ¡listo!

muñeco decorado

6. Para terminar le hicimos unos ojitos bien monos de cartulina y le pusimos un botón a modo de nariz. Como nos encantó lo de hacer trenzas, le hicimos algunas más para decorar el sombrerito y…¡este es el resultado!

muñecos terminados

¿Qué os ha parecido este muñeco de nieve de algodón? Fácil ¿verdad?

Espero que os haya gustado tanto como a mi y que os animéis a hacer unos muñecos tan chulos como estos.

¡Hasta el próximo post!

DIY: Calendario de Adviento

Estoy feliz como una perdiz. A estas alturas ya sabéis de sobra lo que me gusta a mi una fiesta, para qué negarlo, peeeero es que además, esta es mi fiesta favorita 🙂 ¡¡NAVIDAD!!

Qué ganas tenía de que llegase Noviembre y poder así comenzar con los preparativos y las manualidades hiper bonitas para estas fechas. Juguetes, adornos, … ¡tantas y tantas cosas por hacer! Así que ¡manos a la obra! Empezamos con el calendario de adviento, ánimo, que aún estamos a tiempo de prepararlo con nuestras propias manos.

Ya sabéis que en este blog son bienvenidos los rollos de papel acabados (higiénico o de cocina). Sí, si señor, nos gusta más un reciclaje que a un niño un caramelo, así que los dos calendarios que más me han gustado de la red están elaborados con rollos de papel (¡¡¡Sí!!!)

Calendario de Adviento Casa

Ésta es la primera de las dos monerías que vamos a aprender a hacer.

Materiales:

– 25 rollos de papel higiénico acabado (sí, parece mucho pero, chica, a gastar se ha dicho).

– Cola blanca

– Papel kraft o de color marrón (mira, esto es a gusto del consumidor, porque a mi me parece que quedaría bien mono con papeles de colores)

– Cartón (un trozo hermosote para la parte trasera y el tejado)

– Cola blanca (o azul o verde, al fin y al cabo cola que pegue)

– Tijeras

– Un vaso (y no, no es para darnos a la bebida)

– Rotuladores (porque aquí los números van impresos, pero nosotros los vamos a dibujar con nuestras manitas)

– Caramelos, golosinas, bombones, pequeñas cartas, fotos, pulseras, confeti, (en general, cualquier cosa de tamaño pequeño que pueda hacer feliz a vuestro peque)

¡Adelante!

Saca tu vena artística y dibuja sobre el papel kraft (o marrón) unos números preciosos (ten en cuenta dejar espacio entre ellos para poder cortarlos con forma redondeada y tapar los rollos.

Cuando hayas dejado patente tu arte ayúdate de un vaso para dibujar los círculos y recorta.

Ahora comienza lo guay, la parte pegamentosa, esa en la que empiezas teniendo un peque limpio y terminas con ganas de enviarle al futuro (ese de los anuncios) para que se encarguen de devolvértelo limpito. Ármate de valor y pega los círculos de papel a modo de tapadera sobre un extremo del rollo.

Cuando tengas los 24 listos llega la hora de rellenar ¡¡¡sí!!! Introduce alguna “sorpresa” dentro de cada rollo. Vuelve a coger la cola y pégalos a su vez (por el otro extremo, no seas bestia) a la base de cartón.

Enhorabuena, lo difícil ya está hecho. Ahora dale forma al cartón recortando la parte sobrante, diseña un tejado superchulo (doblando a la mitad un trozo de cartón y pegándole un trocito en forma de triángulo.

calendario terminado

Pega ambas piezas (el tejado y la base con los rollos).

Ahora sólo queda fabricarle una preciosa chimenea. Usa el rollo sobrante y córtalo de forma que encaje con el tejado (biselado). Pégalo con la cola maravillosa y pon un poco de algodón o papel a modo de humo. ¡Listo!

NOTA: no te emociones, esto está muuuy chulo, pero se trata ¡de que lo hagan los peques, no tú! Así que saca toda tu paciencia y déjales hacer, sólo ayuda.

¿Que no te ha gustado? Vaaaaale, te propongo uno más, a ver si acertamos.

Calendario de Adviento duendes

Este es mi preferido (pero no se lo digáis a nadie)

Materiales:

– Fieltro de colores (variará en función del color que queráis usar para trajes y gorros, siempre a gusto del consumidor)

– 24 rollos de papel higiénico acabado (sí, no vamos a ganar para papel)

– Pegamento

– Papel (para escribir los números, cuanto más rebonito mejor)

– Papel que tengamos por casa para reciclar (como tapadera de nuestro elfo)

– Un vaso

– Rotulador

– Tijeras

– Hilo

– Aguja

– Caramelos, golosinas,… igual que antes (por cierto, se me ha olvidado mencionar que podéis poner mensajitos dentro, por ejemplo “ver una película de navidad esta tarde”, “ir a casa de los abuelos”, que funcionan muy bien con los peques)

¡Vamos al lío!

En el papel para reciclar, con ayuda de un vaso, dibuja un círculo que hará de tapadera (esta vez para la parte inferior del elfo). Cuando lo tengas córtalo y pégalo al rollo de papel, así uno de los dos extremos estará sellado.

Corta un rectángulo de fieltro para cubrir la mitad inferior del rollo y pégalo (puedes ponerlo doble y queda más cuqui).

Vuelve a sacar tu vena artística y dibuja una preciosa cara en el rollo de papel (más bien cerca del fieltro, si no quedará tapada con el sombrero).

¡Es hora de rellenar con las sorpresas!

Corta ahora el fieltro en forma de triángulo para hacer el sombrero y pégalo a la parte superior del elfo.

Muuuuy bien, ahora sólo queda dibujar los números en el papel rebonito reservado para ellos y recortarlos en la forma que más nos guste (círculo, estrella, árbol de Navidad,…). Por último, cose cada número al sombrero de un elfo y habrás acabado.

Espero que os hayan gustado estos calendarios tanto como a mi. Seguiremos con los post sobre las etapas infantiles, pero con mucha Navidad de por medio, ¡estoy encantada! Dejad vuestros comentarios y ¡Hasta el próximo post!

Fuentes: morningcreativity y canadianliving

DIY: ¡Fabrica tu propio Flubber!

Aiiins, cuánto tiempo sin pasarme por aquí. Últimamente estoy tan liada que no saco tiempo para nada, peeeeeeroooo… …el otro día, echando un vistazo por internet, me topé con algo que hoy quiero compartir con vosotros, porque no os podéis imaginar la ilusión que me hizo (quizá porque pertenece a mi infancia y me gusta recordarla).

Me topé con la receta perfecta para obtener un… ¡¡¡¡FLUBBER!!!!

Seguro que habrá quien piense que es una tontería, pero, oiga, a mi me hizo tremenda ilusión, así que, por si hay alguien por aquí a quien le interese tener un Flubber totalmente personalizado, os dejo la recetina.

Para este amigo tan pringoso necesitaremos:

– 2 tazas de cola blanca (cuanto más espesa y baratita mejor).

– 1 taza y media de agua tibia.

– 3 cucharaditas de Borax (es un polvo blanco que se puede comprar en droguerías o farmacias). Las cucharadas de Borax irán disueltas en 1 tacita de agua tibia.

– Colorante para alimentos o alguna pintura líquida que tengáis por casa (de manualidades). Esto sólo en caso de que queráis que vuestro Flubber tenga un color bien chulo.

Mezcla FlubberFuente: Sequoia Kim

Para obtener nuestro Flubber debemos hacer dos mezclas.

Mezcla 1:

Echa en un bol las tazas de cola blanca, la taza y media de agua tibia y la pintura o colorante para alimentos (en caso de que no queráis que vuestro Flubber sea blanco). Mezcla bien.

Mezcla 2:

Disuelve las 3 cucharadas de Borax en un poco de agua tibia.

¡Genial!, una vez tengamos las dos mezclas sólo tenemos que unirlas. Cuando añadáis La mezcla 2 notaréis que el Flubber toma forma de una manera extremadamente rápida. Escurrid el agua sobrante y ¡Listo!

Espero que disfrutéis de esta manualidad y que os “pringuéis” todo lo que podáis y más. ¡Hasta el próximo post!

Fuente: Frugal Fun Challenge

¿Calor? … Juegos de agua para niños (Parte 2)

Ya estoy por aquí de nuevo para continuar con más juegos refrescantes para los peques. ¿Qué tal os fue con la primera parte?

Vamos a descubrir algunas formas divertidas de jugar con globos de agua. Éstas son sólo algunas de las ideas que me vienen a la mente, pero si tenéis alguna sugerencia más sólo tenéis que compartirla con nosotros en los comentarios. ¡Allá vamos!

9. Atrapa el globo. Los niños se pasan el globo unos a otros como si de una pelota se tratase y sin que éste caiga al suelo. Una variante sería untar las manos de los niños de jabón para que atrapar el globo sea más difícil.

10. Globos yo-yo. Para convertir un globo de agua en un yo-yo sólo tenemos que atarlos de una goma elástica y ¡a jugar!

Yo Yo con globos 4

Yo Yo con globos 1

11. Rueda el globo. Es una carrera en la que el globo debe ir rodando por el suelo. Gana aquel que llegue primero a meta con el globo en perfecto estado.

12. Globos Angry Birds. El juego sale de la pantalla para refrescar nuestro verano. Llena los globos de agua y pinta en ellos caras de enfado a modo angry birds. Dibuja sobre el suelo con tiza a tus cerdos (son tus enemigos en el juego) de diferentes tamaños. Ahora sólo queda lanzar los globos contra los cerdos para destruirlos. A mayor tamaño del cerdo más cantidad de globos necesitaremos lanzarle.

13. La búsqueda. Esconde varios globos de agua. El juego consiste en ver quién encuentra el mayor número de globos y los deposita en el cubo sin que se rompan.

14. Guerra de globos de agua. ¿Quién terminará más mojado?

15. Globo-piñata de agua.

Espero que os animéis y no dejéis ninguno por probar.

¡Hasta la próxima!

Fuente: fantasticfunandlearning.com; localfunforkids.com; notimeforflashcards.com; scraphappyheather.blogspot.com.es;