DIY. Cajitas San Valentín

¡Hola!

Por fin hemos pasado Enero y su temida cuesta y ha llegado Febrero, un mes muuuy romántico y cargado de risas gracias a los carnavales.

A pesar de lo que muchos podáis pensar, vamos con el tiempo justo para preparar todo todito lo necesario para un San Valentín romanticón acompañado por los peques de la casa, así que ya iba siendo hora de un DIY acorde a la fecha.

La de hoy es una manualidad sacada de practically functional que me ha encantado por lo requetebonita que es y porque hecha mano de esos rollos de papel tan habituales en este blog. Así que, como siempre, transformando para entretener, vamos a ponernos manos a la obra con este DIY.

Se trata de unas Cajitas Almohada que nos servirán para regalar todos aquellos detalles pequeñitos que se nos ocurran, desde caramelos hasta mensajitos de amor, el límite lo pones tú.

DIY Valentines Pillow Boxes

Los materiales que vamos a necesitar son:

– Rollos de papel higiénico gastados.

– Papel de regalo, papeles de colores, washi tape o cualquier otro papel que tengáis por casa y que os guste.

– Baker´s twine (o cualquier cinta mona que tengáis por casa).

– Tijeras.

– Pegamento de barra.

Ahora sólo hay que ponerse manos a la obra. Aquí tenéis los pasos que Jessi ha ido fotografiando de maravilla.

1. Aplastamos el tubo con los dedos y doblamos hacia dentro los extremos.

tubo de papel

2. Decoramos con el papel que hayamos elegido cortando un trozo lo bastante grande como para crear una franja en el centro de nuestra cajita y fijándolo con el pegamento de barra.

decorar tubo

3. Añadimos el Baker´s twine o cualquier otra cinta mona que tengamos por casa.

tubo con cinta

4. Rellenamos con aquello que queramos regalar y ¡listo!

cajitas terminadas

Con esta manualidad los peques se entretienen un montón y además nosotros vamos preparando los regalitos para San Valentín.

Espero que os haya gustado y nosotros nos vemos en el próximo post.

¡Besos!

DIY: ¡Fabrica tu propio Flubber!

Aiiins, cuánto tiempo sin pasarme por aquí. Últimamente estoy tan liada que no saco tiempo para nada, peeeeeeroooo… …el otro día, echando un vistazo por internet, me topé con algo que hoy quiero compartir con vosotros, porque no os podéis imaginar la ilusión que me hizo (quizá porque pertenece a mi infancia y me gusta recordarla).

Me topé con la receta perfecta para obtener un… ¡¡¡¡FLUBBER!!!!

Seguro que habrá quien piense que es una tontería, pero, oiga, a mi me hizo tremenda ilusión, así que, por si hay alguien por aquí a quien le interese tener un Flubber totalmente personalizado, os dejo la recetina.

Para este amigo tan pringoso necesitaremos:

– 2 tazas de cola blanca (cuanto más espesa y baratita mejor).

– 1 taza y media de agua tibia.

– 3 cucharaditas de Borax (es un polvo blanco que se puede comprar en droguerías o farmacias). Las cucharadas de Borax irán disueltas en 1 tacita de agua tibia.

– Colorante para alimentos o alguna pintura líquida que tengáis por casa (de manualidades). Esto sólo en caso de que queráis que vuestro Flubber tenga un color bien chulo.

Mezcla FlubberFuente: Sequoia Kim

Para obtener nuestro Flubber debemos hacer dos mezclas.

Mezcla 1:

Echa en un bol las tazas de cola blanca, la taza y media de agua tibia y la pintura o colorante para alimentos (en caso de que no queráis que vuestro Flubber sea blanco). Mezcla bien.

Mezcla 2:

Disuelve las 3 cucharadas de Borax en un poco de agua tibia.

¡Genial!, una vez tengamos las dos mezclas sólo tenemos que unirlas. Cuando añadáis La mezcla 2 notaréis que el Flubber toma forma de una manera extremadamente rápida. Escurrid el agua sobrante y ¡Listo!

Espero que disfrutéis de esta manualidad y que os “pringuéis” todo lo que podáis y más. ¡Hasta el próximo post!

Fuente: Frugal Fun Challenge