DIY: ¡Pelotas Saltarinas!

Con estos días de lluvia la cosa no está como para salir a la calle con los peques y dejar que se diviertan en el parque. Hoy os propongo una manualidad que os aseguro que les va a encantar tanto en su proceso como en su resultado. Vamos a fabricar nuestras propias pelotas saltarinas. ¿A qué niño no le gustan estas pelotas? Y ya que no podemos andar por ahí de terracitas en las que poder comprarles una para que se entretengan, al menos, podemos tener nuestras propias bolas saltarinas made in nuestra casa.

SONY DSC

Para nuestras pelotas saltarinas vamos a necesitar:

  • 1 cuchara de plástico
  • 2 vasos de plástico
  • 2 cucharadas de agua caliente
  • ½ cucharadita de bórax (es un polvo blanco que se puede comprar en droguerías o farmacias y que ya usamos anteriormente para fabricar un Flubber aquí)
  • 1 cucharada de maicena
  • Colorante de alimentos y purpurina (opcional)
  • 1 cucharada de pegamento (el pegamento blanco hará una pelota opaca, el pegamento transparente hará una pelota transparente y el pegamento con purpurina hará una pelota brillante)

Vamos con la elaboración:

En uno de los vasos de plástico añade agua caliente, bórax y el colorante, en caso de que decidas usarlo. Ten en cuenta que si optas por usar pegamento de purpurina no deberás usar ningún tipo de colorante ya que dicho pegamento suele tener color.

Agita la mezcla.

En el otro vaso vierte el pegamento. Añade la maicena y ½ cucharadita de la mezcla de bórax que acabas de hacer. Cuenta hasta 15 antes de agitar la mezcla. Una vez contado remueve con la cuchara de plástico hasta que la mezcla se vuelva espesa y muy difícil de agitar.

Sala la mezcla del vaso y dale forma rodándola hasta formar una pelota con las manos.

Y, como diría mi peque…… ¡Tachánnnnn! Ya tienes tu pelota saltarina.

Pelotas saltarinas 2

No ha sido tan difícil ¿verdad? Sólo tenemos que hacernos con el bórax en una droguería y estaremos preparadas para un montón de manualidades súper chulas.

Acuérdate de guardar las pelotas en un recipiente hermético siempre que no las vayas a usar para que no se endurezcan y pierdan el bote.

Y con esto y un bizcocho… ¡Hasta el próximo post!

Juegos de siempre: La Rayuela

Parece que el otoño se empieza a sentir y comienzan las lluvias en la mayoría de provincias de España con la consecuencia de que salir a la calle se convierte en un suplicio. Por eso hoy rescato un juego con el que todos nos hemos divertido alguna vez y que podemos hacer en casa fácilmente: La Rayuela.

RayuelaFuente: embraceyourchaos

¿Quién no ha pasado horas y horas saltando entretenido sólo o con un montón de amigos?

Además, es la excusa perfecta para que los peques pasen una tarde divertida a la vez que nosotros aprovechamos para que dejen toda su energía saltando y caigan rendiditos al llegar la noche 😉

Para los despistados que no recuerden cómo se juega a la Rayuela aquí van las reglas del juego:

Se tira la piedra al interior de la casilla 1 (siempre sin que toque los bordes). Con la piedra en la casilla 1 habrá que realizar todo el recorrido por el resto de casillas saltando sobre un sólo pie (si hay una sola casilla) o sobre ambos pies (si las casillas son dobles). Al llegar al Cielo, o casilla número 10, se descansa (apoyando ambos pies) y se comienza el recorrido a la inversa. Cuando estemos en la casilla número 2, y siempre sobre un solo pie, se recoge la piedra de la casilla 1 y se finaliza esa ronda.

Las rondas continúan igual pero arrojando la piedra en las distintas casillas de manera sucesiva, 2, 3, …

En la última ronda la piedra se arroja al Cielo o casilla número 10.

Puesto que vamos a convertir la rayuela en un juego de interior, hemos de cambiar las típicas tizas por otros materiales que no nos joroben demasiado la decoración de nuestro dulce hojar, jaja 😉

Un poco de washi tape o cinta adhesiva nos ayudará a crear nuestra propia rayuela bien mona.

Fuente: allwashitape.blogspot.com y workmamawork.com

 

Con La Rayuela, además de divertirse, los peques aprenden un montón. Por una parte aprenden los números del uno al diez, que podemos poner en diferentes colores para ayudar a que se diferencien entre sí. Además, con esta técnica también se familiarizan con los colores básicos, con lo que matamos dos pájaros de un tiro. Por otro lado, también desarrollan la motricidad gruesa (saltando y apoyándose sobre un sólo pie) que les ayudará a tener control sobre su propio cuerpo.

Con esto me despido. Espero que os haya gustado el post y que os animéis a saltar con los peques y a volver a la infancia con este juego tan divertido. ¡Hasta el próximo post!

¿Calor? … Juegos de agua para niños (Parte 1)

Se nos está acabando el veranito y llega el momento de exprimir los últimos días de calor. ¿Qué mejor que con unos juegos acuáticos para los peques? Aquí tenéis unas cuantas ideas para refrescar y divertir, ¿preparados? ¡Comenzamos!

NOTA: Es importante que os hagáis con un buen arsenal de globos de agua porque la batalla estará servida.

1. Carreras de cucharas con globos de agua. Sólo tenéis que llenar pequeños globos de agua. Los niños sujetan la cuchara con la boca y sobre ésta se colocan los globos. El primero en llegar a la meta con el globo intacto será el ganador.

2. Lanzamiento de globos de agua. Para esta actividad es necesaria una cubeta y un mínimo de dos personas. Mientras uno lanza el globo de agua el otro debe intentar darle caza con la cubeta. Otra variante sería intentan encestar los globos de agua en la cubeta como si de baloncesto se tratara.

3. Carreras de globos en equipo. Los niños se unen por parejas. Deben tener las espaldas pegadas y cogerse por los brazos. Se trata de colocar un globo lleno de agua entre ambos niños (en sus espaldas). Los peques deben transportar los globos hasta un cubo situado en otro extremo y depositarlo allí sin que se reviente. El equipo que consiga mayor número de globos intactos será el ganador.

4. Revienta globos. Damos un globo de agua a cada uno de los chicos. Deben correr hasta un lugar determinado, sentarse sobre el globo, reventarlo y volver corriendo hasta la meta. El ganador será el primero en llegar.

5. Vacía esponjas. Se necesitan dos esponjas de gran tamaño (por ejemplo una de lavar el coche), dos cubos llenos de aguas y dos frascos vacíos. Formar dos equipos. El juego consiste en intentar pasar la mayor cantidad de agua posible desde el cubo hacia el frasco usando sólo la esponja. Cuando el juego comienza el primer miembro de cada equipo moja la esponja en el cubo de agua, la pone en su cabeza y corre hacia el frasco que está en el otro extremo del área de juego. Exprime el agua en el frasco y vuelve corriendo para pasarle la esponja a su compañero. El primer equipo que llene la jarra gana.

6. Vacía esponjas II. Una variante del juego anterior es situar a los niños en fila uno detrás de otro. El cubo con agua estará delante del primer niño y el frasco vacío detrás del último niño. El niño que encabeza la fila mojará la esponja en el cubo y se la pasará al segundo por encima de su cabeza. El segundo se la pasará al tercero por debajo de las piernas, y así sucesivamente hasta que la esponja llegue al último niño que la vaciará en el frasco y correrá con ella para situarse en cabeza de fila. Se trata de continuar con la misma dinámica hasta llenar el frasco de agua.

Fuente imagen: www.flickr.com/photos/jeff_kontur/2067086803/

7. La esponja/patata caliente. Los niños se sientan en círculo y se pone una música de fondo o se canta una canción. Se moja la esponja. Se trata de pasar la esponja de un niño a otro lo más rápido posible mientras suene la música. Cuando la música pare el niño que tenga la esponja en las manos podrá apretarla para vaciar el agua sobre él mismo o sobre el niño que quiera.

8. Persecución con esponja. Se elige a un niño (el jefe) para que lleve la esponja mojada. El jefe tendrá que perseguir con la esponja a los demás niños hasta conseguir mojar a uno de ellos. El mojado será el nuevo jefe y el juego comenzará de nuevo.

Fuente: ministry-to-children.com

Pompas de Jabón (2ª parte)

Ya estoy aquí con la segunda parte del post Pompas de Jabón. Espero que todos hayáis entrenado con los truquitos que os dimos en la primera parte. Ahora vamos a complicar la cosa un poco y hacer pompas super chulas.

Lo primero que haremos será un arcoíris de pompas. Para esto necesitaremos:

  • Una botella de plástico.
  • Un calcetín.
  • Una goma elástica.
  • Solución jabonosa (si no sabes cómo hacerla pincha aquí).
  • Colorante para alimentos.

Corta la parte inferior de la botella de plástico. Cubre la abertura con el calcetín y sujétalo para que no se mueva usando la goma elástica.

Ya tenemos nuestro pompero. Ahora sólo tenemos que poner la solución jabonosa en un cuenco, añadir los colorantes alimenticios y mezclar hasta conseguir el color que más nos guste.

Sumerge la parte del calcetín en la solución jabonosa y sopla suavemente por la boquilla de la botella. ¡La cantidad de pompas es impresionante!

Fuente: princessesandpigtails.com

Lo siguiente será crear una obra de arte con las burbujas de colores.

Usaremos una cartulina blanca, la solución jabonosa y también los colorantes alimenticios de los que hablábamos anteriormente. En esta ocasión vamos a mezclar un poco de solución con cada uno de los colorantes, pero, por separado. De esta forma terminaremos teniendo varias soluciones con varios colores.

Ahora sólo tenemos que coger varios pomperos y mojarlos en los distintos colores para hacer pompas con todos ellos. Mientras los peques se divierten la labor de los papis es “dar caza” a las pompas con la cartulina.

¡Ahora ya podemos enmarcar esta preciosa obra de arte!

Fuente: librarymakers.blogspot.com.es

¡A practicar!

Pompas de Jabón (1ª parte)

Tal y como os adelanté en el último post os traigo un montón de ideas para que os divirtáis haciendo pompas de jabón con los peques.

Lo primero y más importante es saber cómo hacer el jabón para nuestras pompas. Necesitaremos agua, jabón (puede ser de cualquier tipo, por ejemplo lavavajillas) y glicerina (esto último es opcional, pero si lo añadimos, al igual que si el agua es destilada en lugar de agua de grifo, las pompas serán más grandes).

Ahora sólo tenéis que mezclar dos medidas de agua, una medida de lavavajillas y media medida de glicerina. ¡Listo, ya estamos preparados!

Lo divertido de esto es que podemos variar las pompas en función del pompero que usemos, de manera que podemos ir aumentando el tamaño de las mismas a la vez que nos divertimos realizando distintos pomperos con nuestros peques.

Comenzaremos usando unas pajitas.

Dibujo

Dibujo2

Fuente: kidsactivitiesblog.com

Ahora vamos a cortar las pajitas para hacer distintas formas: rombos, triángulos, cuadrados,… Uniremos los distintos trozos con una cuerda o cadena.

También nos servirán las botellas de plástico de diferentes tamaños. Sólo tenemos que cortarla con unas tijeras.

Fuente: myhomespunthreads.blogspot.com.es

También podéis hacer las pompas con el pompero que realizamos en la última manualidad o con cualquier otra cosa que se os ocurra.

En la segunda parte veremos más formas de divertirnos con las pompas de jabón. Hasta entonces espero que lo paséis genial experimentando.