Cómo cambia la vida: 7 meses

Ya estoy por aquí otra vez y sí, habéis leído bien, ¡de 7 mesazos! Para ser exactos, y teniendo en cuenta esta nueva forma de ver pasar el tiempo desde que una queda embarazada he de decir que son 31 semanas + 1.

Es curioso como lo que al principio te parecía un cuento chino ¡40 semanas! (“háblame en meses” pensaba yo) llega a formar parte de tu vida quedando interiorizado de una forma tan ilógica que comienzas a contar cualquier cosa por semanas. Yo, que antes era una persona normal con una vida normal y sin ningún tipo de ser en mi interior, contaba por meses cualquier evento próximo: falta mes y pico para la Navidad, poco menos de un mes para el puente,… y como eso todo. Pero no, señoras, eso se acabó. Ahora voy por la vida contando semanas como si cualquier evento (por lejano que parezca) en semanas me pareciese más cercano y esperanzador. Y es que a 9 semanas de ver a mi retoño el tiempo para mí pasa a la vez muuuy rápido y muuuy lento.

En este tiempo han pasado muchas cosas, entre ellas que hemos conocido el sexo de nuestro polluelo que será ¡una niña! Nos enteramos que sería una niña estando en la semana 16 de embarazo y, a pesar de que yo estaba convencida de sería un niño, no podemos estar más contentos. A su papá se le cae la baba sólo de imaginarla, y yo no puedo parar de pensar cómo será y cuando se decidirá a venir al mundo.

A falta de la última ecografía (que tendré el próximo 18) mi fecha posible de parto es el 4 de Enero, por lo que la nena será nuestro regalo de Reyes a menos que decida adelantarse o retrasarse y tenernos en vilo durante alguna semana más.

Para todas las que creáis que a partir del segundo trimestre comencé a sentirme mejor y dejé de ser una mujer pegada a un WC he de decir que no, mis vómitos siguieron igual (de hecho, siguen) salvo por el hecho de que una enfermera maravillosa (por Dios que le pongan un monumento junto al materno) me aconsejó que tomase Cariban. Desde entonces mi vida ha mejorado considerablemente (teniendo en cuenta que antes no era persona y pasaba los días vomitando) y mi embarazo ha transcurrido con mucha más tranquilidad.

Lo demás ha sido coser y cantar. Las molestias típicas del embarazo y poco más, salvo una de mis arterias uterinas que parece ser que tiene el flujo restringido y que nos tiene pendientes de la tensión por si las moscas.

Durante estos meses hemos ido preparando cosas con tranquilidad. Ya tenemos los muebles de su dormitorio y las cosas más necesarias para cuando nazca, sólo queda ponerlo todo en orden, montar, decorar y esperar a que esta mocosa quiera salir de ahí (que eso ya es otro cantar).  Mientras tanto, yo ya he empezado las clases de preparación al parto (de esto ya os hablaré en otro post) y, además, no paro de ver monerías que me encantan para la habitación y para la peque, así que estoy en un estado de autocontrol que no se cuánto me va a durar.

Por cierto, olvidaba deciros que mi pequeña se llamará Araceli.

¡Hasta el próximo post!

Anuncios

Cómo cambia la vida

Pues sí, no he muerto ni me han abducido los extraterrestres, sigo aquí aunque a veces no lo parezca. Y es que, por mucho que uno quiera, no siempre se puede ser puntual y correcto en todo y, en este par de meses ha sido el blog el que ha pagado por todos los cambios ocurridos.

No tenía intención de escribir este post hasta pasadas un par de semanas, pero cada vez que miro el blog, tan vacío, tan triste y sin actualizar muero de pena. Así que allá va.

El día 5 de Mayo me llevé la alegría más grande de toda mi vida (al menos de todo lo vivido hasta ahora), y es que ¡¡¡voy a ser mamá!!!

Estoy embarazada de 10 semanas y pico, e imagino que como la mayoría de embarazadas del mundo mundial, me subo por las paredes esperando que llegue el momento de la primera ecografía para que alguien me diga que mi pequeño polluelo está bien. Por eso pensaba esperar hasta ese momento para dar la noticia vía 2.0. Peeeeeeeero, como las cosas no siempre son como uno las imagina, aquí estoy intentado explicar esta ausencia temporal.

He de decir que, a pesar de que la noticia es la mejor de toda mi vida, este último mes no ha sido un camino de rosas. Las náuseas y los vómitos me han acompañado fielmente cual perrito cansino y no se han querido despegar de mí para que no me olvide del pequeño regalo que llevo dentro. Por suerte, esta semana la cosa ha mejorado notablemente y vuelvo a parecer una persona normal (gracias, gracias!!!)

La familia ya es conocedora de la buena nueva porque yo soy así, me faltó tiempo al enterarme para gritarlo a los cuatro vientos con el consiguiente sentimiento de culpa por no haber sido capaz de esperar un poco más, pero lo dicho, las cosas no son como uno las imagina. Conclusión, todo el mundo feliz y contento y una suegra a la que le falta dinero y tiempo para comprar todo lo que le gustaría para mi futuro retoño.

Así que aquí estoy yo, aún sin fiarme mucho y asustada por todo lo que podría salir mal. Mientra tanto, una habitación vacía espera al pequeño polluelo mientras poco a poco se acumulan las mantitas, toallas, pijamitas y demás monerías en tonos neutros (no vayamos a traumatizar al pobre feto de por vida) gracias a esa abuela ansiosa y (nueva) compradora compulsiva.

Seguiremos informando…

My retrobox. Cápsula del tiempo

my-retro-box-regalo-original-babyshower

Hoy os quiero enseñar uno de esos regalos chulos que he encontrado por casualidad navegando por la red.

Se trata de My Retrobox. Es una cápsula del tiempo para regalar a un recién nacido y que éste la abra, por ejemplo, al cumplir los 18 años. Es una idea muy original y un regalo diferente. El contenido de la cápsula es el siguiente:

  • Una caja metálica con bisagra, personalizada con el nombre y la fecha de nacimiento del bebé.
  • Un diario en el que poder plasmar todos los acontecimientos cercanos que rodeen a la llegada del bebé.
  • Una libreta de firmas en la que los papás, familiares, amigos… pueden expresar todo aquello que deseen, con la peculiaridad de que estos textos serán leídos por el “no ya tan” bebé dentro de muuuucho años.

Libretas

  • 20 Fichas temáticas encuadernadas (Ciencia, Política, Sociedad, Deporte, Tecnología…) que relatan cómo era el mundo al que llegó el bebé en 2013. Un resumen hecho por nosotros con mucho cariño, con todos aquellos acontecimientos que marcaron el año de su nacimiento. 
  • Un álbum de fotos para que peguéis en él las imágenes de los momentos destacados.
  • Las RetroNews: una hoja con las noticias destacadas del día del nacimiento del bebé, recopiladas por nosotros.
  • Calendario de bolsillo del año del nacimiento del bebé.
  • Tarjetón para plasmar con tinta las huellas de la mano o el pie del bebé.
  • Cajita de cartón en la que poder introducir, por ejemplo, la pulsera identificativa del hospital, la aguja de un chupete, un patuco…
  • 3 sobres para introducir respectivamente monedas, sellos y material vario de la ciudad o pueblo del bebé: entradas de cine, billetes de transporte…

sobres

  • Pegatina / precinto para sellar la caja una vez que contenga toda la información que deseéis.

Si queréis saber más sobre este regalo tan divertido sólo tenéis que visitar la página de estos chicos tan majetes www.myretrobox.com