Peques: Etapa de 1 a 3 meses

Este es el segundo de una serie de post dedicados a las primeras etapas de vida de los peques (si queréis ver el primero pulsa AQUÍ). En esta ocasión vamos a hablar de los niños de 1 a 3 meses.

Los papás notaréis varias diferencias entre el primer mes de vida y los siguientes (además de las ojeras que comienzan a hacer mella en vosotros ;)). Algunas de las más notables son los soniditos tan monos que comienzan a hacer los peques así como el mayor control de la cabeza (incluso se dan el lujito de girarla).

En esta etapa los peques comienzan a orientarse, a seguir estímulos (sobre todo gracias al control de su cabecita) y a agarrar todo lo que esté al alcance de sus manos.

Poco a poco se va dando esa ansiada adaptación entre los papás y los peques, lo que hace que podamos disfrutar mucho más de su compañía y que se nos vaya quitando esa cara de “desquiciados” de los primeros días.

Para estimular a los nenes durante esta fase podemos usar tanto el sonido como la iluminación. Es importante utilizar cambios en la luz ambiental para ayudarle a regular sus propios estados y diferenciar día/noche, actividad/reposo e ir creando poco a poco unas rutinas. Además, aunque sigue prefiriendo tu voz, ya le van interesando otros sonidos del ambiente.

Los primeros meses de vida son muy intuitivos, la mayoría de las veces estamos haciendo lo correcto sin apenas darnos cuenta. Es el caso de los arrullos y carantoñas que hacemos al tenerle en brazos o al acercarnos a él. Sin pretenderlo estamos favoreciendo el desarrollo de la sonrisa de nuestro peque y hacemos que los lazos que se establecieron con él sean más fuertes.

En resumen, durante estos meses de vida es importante que los chiquitines puedan disfrutar de diferentes iluminaciones y sonidos, que le llenemos de carantoñas y le permitamos agarrar distintos objetos. Todo ello acompañado de una buena rutina (baño, comidas y sueño) es lo ideal en esta etapa.

En el post anterior olvidé hablaros del masaje infantil. Hay numerosos cursos sobre masaje infantil para papás/mamás, para todos aquellos a los que os guste este tema, pero, para los que no queráis profundizar en esto, sí que es muy beneficioso para los niños (y también para la relación que nosotros establecemos con ellos) que les toquemos y acariciemos en un ambiente relajado y tranquilo. Esto es intrínseco a todas las etapas del desarrollo, pero se suele empezar desde bien pequeñitos. Este tema da para un post enterito, pero no quería que se me pasase, aunque imagino que las matronas os hablan sobre esto.

Espero que os haya servido de ayuda a los que estéis en esta etapa, y que os sirva para recordarla a los que ya la hayáis pasado. Si tenéis consejos o truquitos que os funcionaran bien con vuestros hijos os animo a que los dejéis en los comentarios para así ayudarnos entre todos.

¡Hasta el próximo post!