Ideas que dejan huella

Puedo decir con total seguridad que no hay nada más tierno que un bebé recién nacido. Ese olor, esa carita tan redondita y esas manitas y pies que dan unas ganas de estrujar y achuchar como si no hubiese un mañana. Todos peques son adorables, pero con pocos meses de vida derriten a cualquiera.

La manualidad de hoy es apta para cualquier edad, y si la lleváis a cabo con niños más grandes que participen en la elaboración de la pasta se convertirá en una actividad muy divertida. Sin embargo, esta vez no la voy a enfocar a los peques de la casa, a esos con los que nos podemos pasar horas haciendo y deshaciendo manualidades, sino a los chiquitines, a los que hay que darles todo hecho porque aún no se defienden por sí solos.

Para ellos, y para esos papis que quieren recordar siempre esos momentos de ternura, vamos a plasmar las huellas de las manitas y/o pies de los peques para que queden inmortalizados y podamos disfrutar de ellos cuando los niños nos digan adiós para irse de cervezas con los amigos (que esperemos que tarde, pero llegará).

Para la versión DIY vamos a necesitar:

  • 1 vaso de sal
  • 1 vaso de harina
  • 1/2 vaso de agua
  • 1 cuchillo o cortapastas
  • Papel de horno y horno
  • Pintura (opcional, si lo queremos con color)

huellas terminadas

Fuente: theimaginationtree

¡Comenzamos!

Lo primero es disolver la sal en un poco de agua. Una vez disuelta se mezcla en un bol con la harina. Añadiremos el resto de agua poco a poco para que quede una pasta con consistencia elástica pero no pegajosa.

Cuando hayamos conseguido esta pasta tendremos que hacer una bola con ella.

Fuente: theimaginationtree

A partir de aquí todo es cuestión de imaginar.

Pondremos el papel sobre la bandeja del horno, y sobre éste colocaremos la bola. Ahora hay que aplastarla un poco e ir dándole la forma que más nos guste: aquí nos podemos ayudar del cortapastas si la queremos redonda o de un cuchillo o cúter si queremos darle forma de corazón, de globo, o lo que se os ocurra.

Cuando tengamos la forma es hora de hacer partícipe a nuestro peque. Agarra su pequeño pie o mano y deja su huella sobre la pasta, asegurándote de que quede bien marcada.

pie huella

Fuente: theimaginationtree

Una vez plasmada la huella sólo tendremos que meterla al horno a 120ºC durante aproximadamente 3 horas.

Si te apetece puedes pintar la huella o darle una capa de barniz.

cronología huella

Fuente: joybobo

Si lo prefieres, en lugar de fabricar tú la pasta puedes comprar yeso en polvo y sólo tendrás que mezclarlo con agua. Además, el yeso no necesita horneado, seca al aire y en un día o un par de días lo tendrás listo.

Si todavía quieres que sea más fácil, puedes comprar la pasta ya hecha (su nombre es pasta para modelar), sólo tendrás que amasarla un poco, extenderla y dejar la huella de tu peque. Luego, al igual que el yeso, seca al aire en un par de días.

pasta para modelar

Os dejo con algunos ejemplos vistos por la red y os animo a todos a que os pringuéis las manos y los pies porque el recuerdo merecerá la pena.

Un saludo y ¡Hasta la próxima!

Fuente: andnextcomesL; Tia Barnes; Kayla Baker; Vanessa Castillo

Anuncios

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s