DIY: ¡Pelotas Saltarinas!

Con estos días de lluvia la cosa no está como para salir a la calle con los peques y dejar que se diviertan en el parque. Hoy os propongo una manualidad que os aseguro que les va a encantar tanto en su proceso como en su resultado. Vamos a fabricar nuestras propias pelotas saltarinas. ¿A qué niño no le gustan estas pelotas? Y ya que no podemos andar por ahí de terracitas en las que poder comprarles una para que se entretengan, al menos, podemos tener nuestras propias bolas saltarinas made in nuestra casa.

SONY DSC

Para nuestras pelotas saltarinas vamos a necesitar:

  • 1 cuchara de plástico
  • 2 vasos de plástico
  • 2 cucharadas de agua caliente
  • ½ cucharadita de bórax (es un polvo blanco que se puede comprar en droguerías o farmacias y que ya usamos anteriormente para fabricar un Flubber aquí)
  • 1 cucharada de maicena
  • Colorante de alimentos y purpurina (opcional)
  • 1 cucharada de pegamento (el pegamento blanco hará una pelota opaca, el pegamento transparente hará una pelota transparente y el pegamento con purpurina hará una pelota brillante)

Vamos con la elaboración:

En uno de los vasos de plástico añade agua caliente, bórax y el colorante, en caso de que decidas usarlo. Ten en cuenta que si optas por usar pegamento de purpurina no deberás usar ningún tipo de colorante ya que dicho pegamento suele tener color.

Agita la mezcla.

En el otro vaso vierte el pegamento. Añade la maicena y ½ cucharadita de la mezcla de bórax que acabas de hacer. Cuenta hasta 15 antes de agitar la mezcla. Una vez contado remueve con la cuchara de plástico hasta que la mezcla se vuelva espesa y muy difícil de agitar.

Sala la mezcla del vaso y dale forma rodándola hasta formar una pelota con las manos.

Y, como diría mi peque…… ¡Tachánnnnn! Ya tienes tu pelota saltarina.

Pelotas saltarinas 2

No ha sido tan difícil ¿verdad? Sólo tenemos que hacernos con el bórax en una droguería y estaremos preparadas para un montón de manualidades súper chulas.

Acuérdate de guardar las pelotas en un recipiente hermético siempre que no las vayas a usar para que no se endurezcan y pierdan el bote.

Y con esto y un bizcocho… ¡Hasta el próximo post!

Cómo cambia la vida: 7 meses

Ya estoy por aquí otra vez y sí, habéis leído bien, ¡de 7 mesazos! Para ser exactos, y teniendo en cuenta esta nueva forma de ver pasar el tiempo desde que una queda embarazada he de decir que son 31 semanas + 1.

Es curioso como lo que al principio te parecía un cuento chino ¡40 semanas! (“háblame en meses” pensaba yo) llega a formar parte de tu vida quedando interiorizado de una forma tan ilógica que comienzas a contar cualquier cosa por semanas. Yo, que antes era una persona normal con una vida normal y sin ningún tipo de ser en mi interior, contaba por meses cualquier evento próximo: falta mes y pico para la Navidad, poco menos de un mes para el puente,… y como eso todo. Pero no, señoras, eso se acabó. Ahora voy por la vida contando semanas como si cualquier evento (por lejano que parezca) en semanas me pareciese más cercano y esperanzador. Y es que a 9 semanas de ver a mi retoño el tiempo para mí pasa a la vez muuuy rápido y muuuy lento.

En este tiempo han pasado muchas cosas, entre ellas que hemos conocido el sexo de nuestro polluelo que será ¡una niña! Nos enteramos que sería una niña estando en la semana 16 de embarazo y, a pesar de que yo estaba convencida de sería un niño, no podemos estar más contentos. A su papá se le cae la baba sólo de imaginarla, y yo no puedo parar de pensar cómo será y cuando se decidirá a venir al mundo.

A falta de la última ecografía (que tendré el próximo 18) mi fecha posible de parto es el 4 de Enero, por lo que la nena será nuestro regalo de Reyes a menos que decida adelantarse o retrasarse y tenernos en vilo durante alguna semana más.

Para todas las que creáis que a partir del segundo trimestre comencé a sentirme mejor y dejé de ser una mujer pegada a un WC he de decir que no, mis vómitos siguieron igual (de hecho, siguen) salvo por el hecho de que una enfermera maravillosa (por Dios que le pongan un monumento junto al materno) me aconsejó que tomase Cariban. Desde entonces mi vida ha mejorado considerablemente (teniendo en cuenta que antes no era persona y pasaba los días vomitando) y mi embarazo ha transcurrido con mucha más tranquilidad.

Lo demás ha sido coser y cantar. Las molestias típicas del embarazo y poco más, salvo una de mis arterias uterinas que parece ser que tiene el flujo restringido y que nos tiene pendientes de la tensión por si las moscas.

Durante estos meses hemos ido preparando cosas con tranquilidad. Ya tenemos los muebles de su dormitorio y las cosas más necesarias para cuando nazca, sólo queda ponerlo todo en orden, montar, decorar y esperar a que esta mocosa quiera salir de ahí (que eso ya es otro cantar).  Mientras tanto, yo ya he empezado las clases de preparación al parto (de esto ya os hablaré en otro post) y, además, no paro de ver monerías que me encantan para la habitación y para la peque, así que estoy en un estado de autocontrol que no se cuánto me va a durar.

Por cierto, olvidaba deciros que mi pequeña se llamará Araceli.

¡Hasta el próximo post!

Halloween. Disfraces para embarazadas

Un año más nos acercamos peligrosamente a la noche de Halloween. Si queréis echar un vistazo a los post sobre Halloween del año pasado pincha AQUÍ.

Este año, y debido a mi estado de “bola de navidad” mi objetivo es encontrar un disfraz chulo para meter el tripón que tendré a esas alturas.

Buscando y buscando he encontrado unas cosas muy chulas que quería compartir con vosotros, así que si estáis preparadas, allá vamos.

Si lo vuestro son las cosas sencillas, nada más fácil que esta camiseta de Etsy.

Peeeero, si buscas algo un poco más elaborado estas ideas te van a encantar, toma nota.

let me out

alien

sangriento

A mi este me da un mal rollo que pa´qué.

Si os queréis alejar un poco de todo lo sangriento y terrorífico de Halloween siempre podéis recurrir a este otro tan divertido (aunque también da repelús, jeje).

barriga cervecera

Esto es todo por hoy, yo no descarto el de la chica del vestido rojo, pero ya os contaré por cuál me decido. Si tenéis alguna idea sobre disfraces o cualquier otra cosa estoy encantada de leeros en los comentarios.

Un besazo y ¡hasta el próximo post!

Cómo cambia la vida

Pues sí, no he muerto ni me han abducido los extraterrestres, sigo aquí aunque a veces no lo parezca. Y es que, por mucho que uno quiera, no siempre se puede ser puntual y correcto en todo y, en este par de meses ha sido el blog el que ha pagado por todos los cambios ocurridos.

No tenía intención de escribir este post hasta pasadas un par de semanas, pero cada vez que miro el blog, tan vacío, tan triste y sin actualizar muero de pena. Así que allá va.

El día 5 de Mayo me llevé la alegría más grande de toda mi vida (al menos de todo lo vivido hasta ahora), y es que ¡¡¡voy a ser mamá!!!

Estoy embarazada de 10 semanas y pico, e imagino que como la mayoría de embarazadas del mundo mundial, me subo por las paredes esperando que llegue el momento de la primera ecografía para que alguien me diga que mi pequeño polluelo está bien. Por eso pensaba esperar hasta ese momento para dar la noticia vía 2.0. Peeeeeeeero, como las cosas no siempre son como uno las imagina, aquí estoy intentado explicar esta ausencia temporal.

He de decir que, a pesar de que la noticia es la mejor de toda mi vida, este último mes no ha sido un camino de rosas. Las náuseas y los vómitos me han acompañado fielmente cual perrito cansino y no se han querido despegar de mí para que no me olvide del pequeño regalo que llevo dentro. Por suerte, esta semana la cosa ha mejorado notablemente y vuelvo a parecer una persona normal (gracias, gracias!!!)

La familia ya es conocedora de la buena nueva porque yo soy así, me faltó tiempo al enterarme para gritarlo a los cuatro vientos con el consiguiente sentimiento de culpa por no haber sido capaz de esperar un poco más, pero lo dicho, las cosas no son como uno las imagina. Conclusión, todo el mundo feliz y contento y una suegra a la que le falta dinero y tiempo para comprar todo lo que le gustaría para mi futuro retoño.

Así que aquí estoy yo, aún sin fiarme mucho y asustada por todo lo que podría salir mal. Mientra tanto, una habitación vacía espera al pequeño polluelo mientras poco a poco se acumulan las mantitas, toallas, pijamitas y demás monerías en tonos neutros (no vayamos a traumatizar al pobre feto de por vida) gracias a esa abuela ansiosa y (nueva) compradora compulsiva.

Seguiremos informando…

El regalo perfecto: 2 a 3 años

Vuelvo con esta sección que se había quedado un poco descolgada y eso no se puede permitir de ninguna de las maneras. Se trata de encontrar el regalo perfecto según la etapa del desarrollo en la que se encuentre el peque. Esto, que parece una tontería, es de gran utilidad para todos aquellos allegados invitados a esos cumples tan chulos que preparan los papis para sus nenes. Les haréis un gran favor regalando cosas útiles en lugar de un montón de trastos que los padres tendrán ganas de vender por ebay a los dos días de tenerlos en casa.

Para conocer bien las etapas del desarrollo de los peques, así como el regalo perfecto de las etapas anteriores sólo tenéis que pinchar AQUÍ para que este maravilloso invento que es internet os lleve rápidamente hasta dichas entradas.

Pero vamos al tema que nos ocupa. ¿Qué regalamos a un niño de 2 a 3 años para que, además de abultar en casa de los susodichos padres, el regalo sea de utilidad?

Pues aquí tenéis algunas ideas.

Puzzles de dos o tres piezas

Puzzle dos piezasPuzzle

Plastilina, lápices de colores, pintura de dedos y todo tipo de artículos creativos que saquen al artista que lleva dentro

PlastilinaPintura de dedos

Los libros siempre son un buen regalo

El libro de los culitos

La luna

Juegos de construcción

Construcción

Chica, y si ya eres la madrina, la abuela, o la tita guay, no veas el puntazo que sería regalarle su propio parque en casa, así que toma nota y a rascarse el bolsillo

balancín gimnasio

Llegados a este punto poco más puedo hacer por vosotros en esta etapa. Está claro (para todas aquellas mamis que me leéis) que os van a regalar las típicas cosas que se regalan en cumpleaños: ropita, triciclos, correpasillos y demás, pero si además, algún invitado llega con uno de estos regalos, chica, eso sí que será un acierto de los grandes.

Espero que os haya sido de utilidad y nosotros nos leemos en el próximo post.

Saludos!